Polos de hielo contra los efectos de la quimioterapia mediante moldes impresos en 3D

 

La asociación sin ánimo de lucro 'We can be heroes' (Podemos ser héroes), radicada en Valladolid (España), y el grupo de investigación BISITE, de la Universidad de Salamanca, se han valido de la impresión 3D para crear varios prototipos funcionales de moldes para polos de hielo con los que combatir uno de los efectos secundarios de la quimioterapia con que se trata el cáncer: la mucositis.

La mucositis es una inflamación en la mucosa del interior de la boca y la garganta que puede generar úlceras y llagas y que se produce hasta en el 40% de las personas que reciben quimioterapia. Hasta ahora, los hospitales ofrecen una manera básica de controlar la mucositis: chupar cubitos de hielo o polos de sabores durante la sesión de quimioterapia. El molde, patentado por la asociación We can be heroes, resuelve por un lado la incomodidad del cubito de hielo tradicional, que no dispone de un soporte para sujetarlo y, por otro, evita tomar polos con sabor, que resultan indigestos para los pacientes.

We can be heroes es una asociación sin ánimo de lucro nacida en Valladolid en Octubre de 2014 que tiene como principal objetivo apoyar a todos los enfermos de cáncer, especialmente las enfermas de cancer de mama. No sólo apoya a los pacientes, sino también a sus familiares y amigos que en esos momentos son un gran apoyo para las pacientes. We can be heroes les ayuda a enfrentarse a esta difícil prueba y que lo hagan de forma positiva y con las ganas de luchar al 200%, influyéndoles el valor que necesitan.

Ana del Fraile es de Valladolid, tiene 30 años y es responsable de comunicación y redes sociales de la bodega Cuatro Rayas. Una chica con una vida normal si no fuese porque un día antes de cumplir los 27 le diagnosticaron un cáncer de mama. El tumor estaba localizado y lo ha superado, pero la batalla no fue fácil.

Polos de hielo contra los efectos de la quimioterapia mediante moldes impresos en 3D

Por su juventud recibió los tratamientos más fuertes y durante los ciclos, en el sillón del hospital de día, maquinaba una idea. Estaba convencida de que un simple 'chupa chup' podría cambiar su día a día. "Decidí que tenía que hacer algo. El cubito es incomodísimo y los polos son muy indigestos, los sabores se te quedan tan grabados... yo aún no puedo ni ver una Coca-Cola", contó a El Huffington Post.

Así es como nació We can be heroes, una asociación sin ánimo de lucro que ofrece un apoyo extra a los pacientes de cáncer y, en especial y "por cercanía", a las mujeres que sufren carcinoma de mama. El proyecto nació de la inquietud de su joven presidenta y el empujón de su gran amigo y cofundador Mario Chimeno. "Queríamos cubrir esa atención a la que un hospital no puede llegar, el trato más directo con el paciente", afirma.

Una manta para el frío, un abanico para el calor, un pañuelo para "simbolizar la fuerza" cortesía de la diseñadora Esther Noriega y ahora un 'chupa chup' cuyo éxito empieza a desbordarles. Cuando se pusieron en contacto con el Grupo de Investigación BISITE de la Universidad de Salamanca y su impresora 3D no imaginaban que la demanda se iba a extender por todo el país.

Polos de hielo contra los efectos de la quimioterapia mediante moldes impresos en 3D

Se trata de un molde sencillo que consta de una caja de dos piezas y un palo. ¿Cómo usarlo? Todavía más fácil: juntamos las dos medias cajas, llenamos de agua a través del orificio, metemos el palo, congelamos, sacamos la parte de arriba de la caja sin quitar el palo, tiramos del mismo y listo para consumir.

Polos de hielo contra los efectos de la quimioterapia mediante moldes impresos en 3D

El desarrollo del proyecto se ha llevado a cabo con la colaboración del Grupo de Investigación BISITE, de la Universidad de Salamanca, que dirige el Vicerrector de Investigación y Transferencia, Juan Manuel Corchado y con la ayuda de Plásticos Durex, la industria que los ha fabricado. Para su financiación –el molde tiene un coste de 8.470 euros más un euro por cada unidad fabricada- la asociación ha desarrollado eventos y actividades solidarias durante todo el año, que han contado con la participación y el apoyo de miles de personas.

El ‘chupa-chup’ We can se incluye en un kit que la asociación donará a los hospitales de Valladolid y que incluye, además, una pulsera de la asociación y un pañuelo exclusivo paraWe can be heroes de la diseñadora vallisoletana Esther Noriega.

Polos de hielo contra los efectos de la quimioterapia mediante moldes impresos en 3D

Los moldes se podrán conseguir, además, en la tienda online de la asociación,www.wecanbeheroes.es/tienda  a un precio de nueve euros seis unidades (aproximadamente las unidades necesarias para la duración del tratamiento), junto con una pulsera.

Así, We can be heroes también se propone ayudar a las mujeres que se hayan sometido a una reconstrucción mamaria o la extirpación del pezón a causa de la enfermedad. Tal y como comenta Ana, “se trata de uno de los impactos psicológicos de la enfermedad más difíciles de asumir, pues llegamos a sentirnos menos mujeres”. La Asociación busca que las mujeres vuelvan a ver al espejo como un amigo y, por ello, quieren financiar los tatuajes de pezones y areolas a mujeres sin recursos económicos que lo deseen.

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver