×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 121

Las olas no los paran

 

Subirse a una tabla para barrenar una ola es un desafío para todos, y mucho más para un grupo de personas con discapacidades motrices y cognitivas que se hacen fuertes ante los prejuicios y adversidades y practican el deporte al participar del programa "Surf adaptados" que se desarrolla desde hace cinco años en Mar del Plata.

Con tablas de surf o longboard adaptadas, sillas anfibias especiales, andadores y estructuras metálicas diseñadas para practicar el deporte, un grupo de 35 personas entrenan en piletas y salen a desafiar las olas del mar.

"Esta iniciativa la venimos desarrollando desde hace cinco años con personas con síndrome de down, discapacidades motrices y autistas", contó a Télam Lucas Rubiño profesor de "Surf Adaptados" que se desarrolla con el apoyo de la ONG ´Punto de Encuentro´ y con la colaboración de unos cien voluntarios.

"Formamos parte de una serie de actividades que se realizan como son los talleres de percusión, de instrumentos, biodanza, talleres de pintura y surf para personas de 8 a 50 años que por tener discapacidades motrices o congénitas no pueden realizar la actividad como cualquier otra persona", añadió Rubiño que además se encuentra cursando el 4° año del Profesorado de Educación Especial.

En total "son cerca de 35 personas las que todas las semanas, y durante todo el año, hacen surf en la pileta cubierta del Centro de Educación Física (CEF) o en playas como Cabo Corrientes, Punta Mogotes o Waikiki", contó.

Una de las participantes, Carmelita, de 21 años, dice ser una fiel alumna que no se pierde ninguna clase y contó: "Soy feliz cada vez que tengo que venir al mar a surfear, junto a mi familia y los profes me siento segura y confiada".

Junto a ella está Juan, de 14 años, que por una parálisis tiene dificultades para mover su cuerpo y comentó que "con el profe Lucas me siento muy contento porque él va a mi par cuando me toca entrar al mar".

"El agua es fría pero me gusta tanto que no quisiera salir nunca", contó.

"Este es un deporte que es emblema en  Mar del Plata y poder realizarlo con tanta contención me hace inmensamente feliz", puntualizó en sintonía Nélson, de 36 años.

"Junto a un grupo de colaboradores llevamos a cabo esta actividad que nos moviliza mucho, porque al final de la clase verlos sonreír y salir felices del agua es la mejor gratificación que un ser humano puede sentir", manifestó Rubiño.

El profesor de "Surf adaptados" enfatizó que "esta actividad siempre enseña cosas nuevas, ya que somos consultados y hasta asesorados por otras personas de la costa atlántica y hasta el mundo para poder ir creciendo y avanzando en la incorporación de nuevas técnicas y elementos para hacer sentir más cómodas y seguras a estas personas".

Rubiño enfatizó que en el 2015 el Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredón aprobó el Proyecto de Resolución declarando de interés al programa.

"Este fue un gran logro porque trabajamos con mucho esfuerzo y muchas veces se nos hace muy difícil poder ir a competir a otros lugares por los costos y la movilidad de los chicos", resaltó.

Pese a este reconocimiento, Rubiño consideró que las playas de Mar del Plata "no se encuentran preparadas para recibir a este tipo de chicos, por la falta de rampas, accesos a la arena yseñalización de espacios especiales para personas con capacidades diferentes".

 "Queremos lograr la ´no discriminación´ ya que tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano, sea la dificultad que le toque pasar en esta vida", concluyó.

 

 

 

Fuente: Télam

 

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver