Una silla de ruedas que se maneja con un chupete

 

Nexe Fundació es una fundación de Barcelona y todo un referente de atención a la infancia con pluridiscapacidad (y a sus familias). Enfocada su actividad a niños discapacitados menores de tres años, la entidad ha coordinado el desarrollo de una silla de ruedas inteligente a la que han llamado silla exploradora. La silla puede moverse de variadas formas y maneras: presionando un botón, con un movimiento de la cabeza, con la voz o incluso succionando un chupete (dotado de un sensor). Por si fuera poco, la silla está equipada con la llamada placa de Arduino, un pequeño ordenador diseñado para conectar la silla con distintos dispositivos móviles. Todo ello, a través de una sencilla aplicación que permite, en todo momento, saber hacia dónde va la silla, que distancia hay hasta llegar al siguiente obstáculo, antes de cambiar de dirección o, incluso, dirigir la silla por control remoto.

La silla está especialmente pensada para niños que no pueden hacer uso de la motricidad de sus miembros… así como para aquellos pequeños que, por no tener aún los conocimientos necesarios como para utilizar los equipamientos habitualmente instalados en este tipo de sillas (normalmente unjoystick), necesitan de ayuda extra para desplazarse. Construida con materiales de bajo coste-el dinero empleado en el desarrollo del prototipo no ha supuesto un gasto superior a 400 euros- el diseño de la silla está inspirado en las aspiradoras robotizadas, que se desplazan por el suelo de las casas de forma autónoma, evitando toparse con obstáculos.

Dada la simplicidad de los materiales usados para la construcción de la silla, como indicaJoaquim Fonoll, uno de los coordinadores del proyecto “hemos pensado que también se pueda acceder a la silla a través de un kit, para que se parezca más a montar un mueble de Ikea“. Y es que la silla ha sido diseñada y construida con piezas que se pueden encontrar en casi cualquier comercio de barrio… como una plataforma de madera con perfiles metálicos sobre la que colocar los sensores o un motor procedente de un triciclo infantil.

Desde Nexe Fundació siempre han tenido claro que el diseño de la silla exploradora debía de servir para habilitar soluciones para niños con grandes discapacidades. O sea, que puedan jugar, desplazarse, relacionarse con su entorno y llevar una vida diaria lo más autónoma posible. En realidad, todo ello va en consonancia con los principios fundacionales de Nexe Fundació… y que no son otros que dar solución a necesidades sanitarias, educativas, lúdicas y prácticas de niños con grandes discapacidades.

 

Fuente: http://blog.rehatrans.com/

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver