Actividad física materna, un factor clave en la salud del bebé

Un estudio realizado en la Universidad de Flores reveló que hay menor ganancia de peso en la mujer que hace actividad física respecto de la mujer que no la realiza, y esto impacta en el peso del bebé al nacer.

La pesquisa se encuentra en una segunda etapa de relevamiento de datos y la lleva adelante el licenciado Mariano Bacchi, titular de la cátedra de Natación en la Facultad de Actividad Física y Deporte de la Universidad Nacional de Flores (UFLO), junto al investigador español y director del proyecto, doctor Rubén Barakat Carballo.

Para el estudio se seleccionó un grupo de intervención al que se someterá a un tratamiento determinado, en este caso, ejercicio físico en el agua, y otro grupo de idénticas características poblacionales (controles) que no reciben intervención alguna. El criterio de inclusión para participar en este estudio es el de no padecer ningún tipo de contraindicación médico-obstétrica de carácter absoluto. Agregan que se medirán variables propias del proceso de embarazo y parto (resultados del embarazo materno-fetales), así como las correspondientes al suelo pélvico.

“Lo que podemos adelantar es que hay menos ganancia de peso en la mujer que hace actividad física respecto de la mujer que no hace nada y eso redunda en bebés de un peso normal, dentro de los estándares de la OMS, un bebé de peso y de talla normal versus bebés relativamente más grandes en las mujeres sedentarias que son las que conforman el grupo de control” señaló el especialista a Argentina Investiga.

Los investigadores aseguran que la excesiva ganancia de peso materno y la disminución (en muchos casos desaparición) de la actividad física durante el embarazo acentúan los problemas propios del proceso de embarazo y parto, especialmente los relacionados con el suelo pélvico (incontinencias de todo tipo). Es por ello necesario fomentar todas las posibles actuaciones que puedan disminuir al máximo los problemas que este hecho vital puede provocar en la mujer.

Agrega Bacchi que “muchas veces lo que se llama macrosomía, cuando el bebé tiene más de 4 kilos de peso, conduce hoy en día en forma directa a una cesárea, lo cual aumenta el porcentaje de cesáreas en las mujeres gestantes que no hacen actividad física versus las que sí hacen”.

La novedad de la presente propuesta radica, en primer lugar, en la posibilidad concreta de encontrar un medio eficaz para luchar contra el exceso en la ganancia de peso materno durante el embarazo. En la actualidad, el elemento utilizado para el control del peso de la mujer gestante es la dieta, a pesar de que las recomendaciones giran en torno de la “práctica de actividad física moderada”; la realidad nos muestra que no existen programas de ejercicio físico contrastados científicamente que puedan ser recomendados a mujeres embarazadas.

Por otro lado, se integran en un mismo programa de actividad física diferentes tipos de ejercicio (ejercicios aeróbicos, suelo pélvico, fortalecimiento muscular, expresión corporal, relajación, etc.) que, por lo general, no se encuentran al alcance de la mujer gestante o bien se le ofrecen a través de diferentes opciones difíciles de compatibilizar en una misma sesión; esto, sin lugar a dudas, le otorga más atractivo y garantías de éxito al programa.

También es destacable la novedad de integrar a las mujeres gestantes desde el mismo inicio de su embarazo; la mayoría de las recomendaciones en relación al ejercicio físico durante el embarazo han establecido tradicionalmente el inicio en el segundo trimestre, a pesar de no existir ninguna evidencia científica que apoye esta postura en el caso de un trabajo aeróbico moderado. Por último, y a pesar de que la ganancia de peso materno se manifiesta como la variable principal de estudio, se trata de un estudio con gran variedad de parámetros maternos y fetales a estudiar, entre las que se destaca por su novedad la valoración de la respuesta cardíaca fetal al ejercicio materno moderado.

“Todo esto nos permitirá darle al presente proyecto un amplio marco de seguridad y establecer conclusiones más amplias y fiables en un ámbito de la ciencia en el que aún existe cierto desconocimiento y controversia” dice Bacchi.

La realización de esta investigación pretende aportar nuevos conocimientos en un ámbito en el que existen más sombras que luces: embarazo y ejercicio. En definitiva, la mayor aportación de este estudio será la de disponer de nuevas bases científicas que digan claramente el tipo, cantidad y calidad del ejercicio susceptible de ser utilizado para prevenir esas posibles disfunciones; estos hallazgos serán divulgables a la comunidad científica.

En este sentido, Bacchi comenta: “La muestra que pudimos recopilar en estos dos años en Argentina y Madrid ha sido compendiada en un artículo científico publicado por la revista científica “American Journal of Health Promotion” y ya está en la página online de esa publicación”. (https://www.readbyqxmd.com/read/24200335/a-program-of-exercise-throughout-pregnancy-is-it-safe-to-mother-and-newborn).

Historia del proyecto

En 2009, a partir de un convenio de cooperación firmado entre la Facultad de Actividad Física y Deporte de la Universidad de Flores (UFLO) y la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (INEF-UPM) (España), nace la idea de realizar entre ambas casas de estudio el proyecto.

En marzo de 2009, Bacchi desarrolla distintas actividades de carácter científico-académico en el área de la actividad física y el embarazo, invitado por la Universidad española. Desde ese intercambio se generan diferentes proyectos en el área del ejercicio físico y embarazo, entre los que se avanza en la posibilidad de realización de este estudio conjunto entre ambas instituciones, así como en la creación, por parte de la Facultad de Actividad Física y Deporte de la UFLO, de una asignatura que aborde estos temas.

En 2010, el Comité de Ética de la UFLO aprobó el proyecto de investigación, y días más tarde se tomó contacto con el director del Instituto de Obstetricia, Ginecología y Fertilidad de Lomas de Zamora, doctor Pablo Ghisoni, a quien se le propuso formar parte de la investigación. La propuesta incluyó que su centro de salud sea el lugar de captación de las mujeres embarazadas, y el poder trabajar en forma interdisciplinaria con los profesionales médicos que allí se desempeñan.

En junio de ese año comenzó la captación de las embarazadas y como estrategia se diseñaron afiches y folletos informativos acerca de los beneficios de la actividad física en el agua. Los afiches fueron pegados estratégicamente en las salas de espera del centro de salud y los folletos entregados por los médicos a sus pacientes. Además, se realizó un convenio con el gimnasio Action Sport de Lomas de Zamora, para utilizar su piscina climatizada como lugar de realización de las clases de gimnasia acuática con las embarazadas. La ubicación del natatorio es ideal dada su cercanía con el centro de salud.

Desde agosto se pone en marcha la segunda fase del desarrollo del programa, de 34 meses de duración, con la ejecución de las siguientes tareas: selección y asignación de las gestantes a cada uno de los grupos de estudio (Tratamiento y Control), comienzo y desarrollo del programa de actividad física en el agua con las mujeres embarazadas del grupo. Tratamiento, seguimiento periódico de las participantes hasta después del parto y la recolección de datos.

 

 

Fuente: http://argentinainvestiga.edu.ar/

 

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver