Lorenzo Orellano, todo sueño es posible

El jugador del Uniautónoma colombiano, que se desenvuelve como enganche o mediapunta, nació sin su antebrazo izquierdo, pero su discapacidad jamás significó una barrera para él. Con apenas 16 años, entraba en la historia del fútbol de su país al convertirse en el primer jugador discapacitado en formar parte de un equipo profesional. Jamás podrá olvidar su estreno frente a Junior en la Copa Colombia. «Para mí no fue difícil porque desde que nací mi cuerpo se adaptó a que le faltara esa parte del cuerpo. Me han dicho ‘mocho’ y otras cosas, pero ninguno de esos apodos me molesta. En la cancha me meto en el partido y no pienso en nada más», explicaba al término del encuentro.

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver