Amputaron las extremidades de esta valiente niña, pero se emocionó al recibir un regalo muy especial

Harmonie-Rose Ivy Allen nació sana, pero todo de complicó cuando cumplió 11 meses y empezó a dar sus primeros pasos, pues fue diagnosticada con septicemia, una infección generalizada, producida por un germen que se extiende y afecta todo el organismo.
Debido a su enfermedad, para salvarla tuvieron que amputarle las extremidades y la punta de la nariz; pero nada de eso aseguraba que pudiera sobrevivir.

Fuente: http://vitalegria.com

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver