×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 122

La "idealización" del proyecto de hijo actúa como una "barrera mental" para adoptar chicos con discapacidad

La funcionaria explicó, además, que las notables mejoras en el estado de salud de los niños que pudieron abandonar el hogar u hospital donde estaban institucionalizados para convivir con nuevos padres y hermanos, no dejan dudas sobre la necesidad de promover este tipo acciones capaces de llevar al máximo “las potencialidades” por “la magia del amor”.

“En general, las personas que tienen un proyecto adoptivo -al igual que los padres biológicos con un bebé por nacer-, idealizan a ese hijo por llegar y quieren que no tenga mayores dificultades, pero en ambos casos, cuando uno prohija, esas barreras mentales se disuelven, porque además el vínculo se construye todos los días y se hace más fuerte con los años”, dijo.

En ese sentido, la funcionaria hizo hincapié en que “las discapacidades no siempre son permanentes” porque “hoy hay muchísimos tratamientos”, además de la fuerza curativa delamor de una familia.

“Tenemos algunos casos que tenían retraso madurativo o situaciones de salud con dificultades serias y al año (de ser adoptados), mágicamente, por la fuerza del amor, dejaron de tenerla”, dijo.

Para hacer frente al “el desafío” que representa para el registro la necesidad de aumentar el número de aspirantes que aceptan niños y niñas con discapacidad, el organismo trabaja promoviendo este tipo de adopciones en las charlas informativas de incorporación y renovación de inscripción en el Registro Único de Adoptantes (RUA).

“En esos encuentros se acerca la temática de la discapacidad de tal forma de generar cierta naturalización del tema y una mayor disponibilidad adoptiva” en relación a estos grupos.

Por otro lado, desde el registro también se está trabajando para modificar los formularios de inscripción, de tal manera que consignen las 5 categorías de discapacidad reconocidas por la Convención , en lugar de las actuales “con o sin patología” y “patología leve o severa”.

Fescina explicó que “de esta forma el postulante podrá visualizar mejor cuáles serían las situaciones de discapacidad” con las que puede lidiar o no, evitando rechazos de generalizados de antemano.

Otra de las acciones es la difusión de las convocatorias públicas de postulantes, es decir, el llamado urgente a personas que, inscriptas o no en el RUA, estén dispuestas a adoptar a algunos grupos de hermanos o a personas con alguna discapacidad que crecen en instituciones y privados de una familia.

“El proceso de búsqueda de adoptantes comienza dentro del registro de cada jurisdicción, prosigue en los registros cercanos y luego intervenimos nosotros: si el resultado da negativo, el juez tiene la posibilidad de solicitarnos una convocatoria, que se publican cuidando los datos personalísimos de estos niños pero incluyendo otros de que permitan conocerlo un poco más, porque una persona es mucho más que su discapacidad”, dijo.

No obstante, los postulantes que se presenten son cuidadamente evaluados por los equipos técnicos como en cualquier otro proceso de adopción, tratando de discernir si albergan “un real deseo de ahijar a un niño o actúan movidos por otros sentimientos, como es la solidaridad”.

Actualmente, están abiertas las convocatorias públicas para la adopción de 100 niños, más del 70 por ciento de los cuales convive con alguna discapacidad.

 

 

Fuente: Telam

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver