El Papa merendó con discapacitados mentales en un centro de acogida romano

 

El Papa Francisco visitó un centro para personas con discapacidad mental del municipio romano de Ciampino y merendó con algunos de sus internados para escuchar sus testimonios, según ha informado el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

La visita del Pontífice se enmarca dentro de las actividades del Viernes de la Misericordia, que realiza sin previo aviso durante todo el Año Santo Extraordinario, hasta el próximo 20 de noviembre.

Francisco visitó la comunidad Il Chicco, perteneciente a la comunidad El Arca, fundada por el francés Jean Vanier en 1964 y presente en más de 30 países del mundo para asistir a las personas más débiles y marginadas de la sociedad.

La comunidad del Chicco, en Ciampino, es la primera fundada en Italia, en 1981, y en la actualidad acoge a 18 personas que padecen una discapacidad mental grave.

El Papa merendó con los residentes y voluntarios, escuchó sus testimonios, y posteriormente visitó a los enfermos más graves.

Acto seguido el Pontífice acudió al laboratorio artesanal donde cotidianamente los internos crean objetos que expresan «la creatividad y la fantasía de los miembros de Chicco», explicó Lombardi en un comunicado.

Por último, todos rezaron en la capilla con el Papa, que los abrazó.

El Papa aportó una suma de dinero como contribución personal, ya que la comunidad vive de las subvenciones para continuar su función, y también ha llevado al centro pastas y fruta de temporada, como cerezas y melocotones.

Esta visita es la quinta que el pontífice realiza en lo que va de Año Santo, después de acudir a un geriátrico en enero, a un centro de drogodependientes en febrero, a otro para refugiados en marzo y viajar a la isla griega de Lesbos el mes pasado.

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver